Logo del sitio

Sherlock: 'La novia abominable', más victoriano, interesante y divertido que nunca

Sherlock: 'La novia abominable', más victoriano, interesante y divertido que nunca
Sherlock: 'La novia abominable', más victoriano, interesante y divertido que nunca

Watson conoció a Sherlock azotando un cuerpo, se fueron a vivir juntos y juntos decidieron resolver crímenes. En La novia abominable, el episodio especial de Año Nuevo que nos ha regalado el rey Mago Moffat, sucumbimos al encanto del día de la marmota, pero, esta vez, con una localización muy diferente, la genuina, sin embargo. En esta deliciosa Regreso al futuro sherlockiana, como en el mundo alternativo de Fringe, viajamos a la época victoriana, aquélla en la que nació el personaje de Arthur Conan Doyle. Aquélla que le exigían a Moffat cuando (re)inventó la serie, dos tazas para los que no entendían cómo este renovado Sherlock podía comunicarse con un móvil. Pero el siglo es lo de menos, porque Sherlock, la serie, sigue siendo la pera limonera. Y con este salto en el tiempo, más meta referencial que nunca. En el año (más o menos) de 1883... el doctor Watson también conoce al detective Sherlock azotando un cadáver, siguen compartiendo piso en el 221B de Baker Street y viven parecidas aventuras, pero… esta vez Watson luce un bigote, para que le reconozcan, ya que así ha sido dibujado en los libros que ha escrito sobre los crímenes resueltos. y Sherlock fuma en pipa. El juego vuelve a estar en marcha y es un puzle que hará aplaudir y llorar lágrimas de placer a los fans de Benedict Cumberbatch y su inseparable Martin Freeman. Un deja vu ingenioso y lleno de guiños a los episodios ambientados en nuestro siglo. Un ejercicio interpretativo para los dos protagonistas, ahora mucho más reconocidos y populares tras las aplaudidas, entre otras, El quinto poder (Cumberbatch) y Fargo (Freeman). Tras la magnífica intro en blanco y negro, Sherlock, ese sociópata altamente funcional, según él, despliega sus armas, que ahora son diferentes, pero igualmente perspicaces para dar explicación, esta vez, a una historia de fantasmas, la de esa “novia abominable” del título que regresa de entre los muertos. No sólo la época victoriana es ideal para crear suspense con este tipo de historias (recuerda a la del perro-monstruo de Baskerville), también sirve para hablar del papel de la mujer: la señora Hudson, más que casera, se queja, es un recurso narrativo de las historias ilustradas del doctor; la mujer de Watson apoya el voto femenino; mujeres que se disfrazan para “conseguir salir adelante en un mundo de hombres”… Todo este cúmulo de guiños hacen que Sherlock esté más inspirada y sea más interesante y divertida que nunca. Esta entrega especial es una alegría que hace más corta la espera de la cuarta temporada de Sherlock, que se estrenará en 2017, y un descubrimiento (no hace falta haber visto la serie) para aquellos que no hayan disfrutado nunca del, posiblemente, Sherlock más auténtico.

El episodio La novia abominable se estrena esta noche en TNT.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento