Cartas cinéfalas: Brendan Fraser a Matthew McConaughey

Cartas cinéfalas: Brendan Fraser a Matthew McConaughey
Cartas cinéfalas: Brendan Fraser a Matthew McConaughey

Los Ángeles, 23 de abril de 2016

Querido Matthew:

Te escribo esta carta desde mi porche, mirando el atardecer. Viendo cómo el sol crepuscular esparce sus rayos purpúreos por el descampado que hay enfrente de mi casa. La compré hace diez años. Iba a ser un residencial de lujo: “RESIDENCIAL DIAS DORADOS”. Pero la verdad es que la constructora se arruinó y sólo se pudo ejecutar la primera fase del proyecto. Fuimos varios los actores que compramos casas aquí: Brad Pitt, George Clooney, Denzel Washington, Tristán Ulloa… Íbamos a ser vecinos. Incluso hicimos una barbacoa de bienvenida… Pero luego, cada uno fue vendiendo poco a poco y, bueno… Ahora no es que haya mucha gente por el barrio. Estoy solo. A veces paseo por las calles vacías, por las noches, y es extraño: es como caminar por un gran decorado. En fin, tampoco quiero aburrirte con mis cosas. ¿Qué tal estás? Últimamente te va genial, ¿no? Precisamente la otra tarde vino a verme Arnold Vosloo. ¿Te acuerda de él? Es el actor que hacia de la momia en La momia y El regreso de la momia. A mi me parece, además, que bastante bien, ¿no? ¿A lo mejor un poco sobreactuado? Quizás. ¿Podría haber profundizado un poco más en el papel? Puede ser. Bueno, el pobre tampoco es un gran actor. El caso es que estuvo en mi casa; que, por cierto, lo que me costó que se fuera: no tenía prisa. Al final tuve que hacer merienda cena. Y, charlando, salió tu nombre y empezamos a hablar de lo que bien que te iba y de cómo habías remontado tu carrera. No me malinterpretes, pero, en la década de los dos mil hiciste películas… reguleras: Cómo perder a un chico en 10 días, Novia por contrato, Los fantasmas de mis ex novias (aunque a mí esta última me gustó bastante). Lo que estaba claro es que no estaban a la altura de tu talento. Y es increíble cómo te sobrepusiste a esa mala racha y ahora estás otra vez en el pensamiento de los mejores directores de casting. Te digo esto porque vi a Arnold un poco decaído, mal de ánimo, bastante deprimido, la verdad. Últimamente, su teléfono no es que eche chispas. Sé que no es tu caso (porque él no está a tu altura interpretativamente hablando) pero quizás podrías darme algunos consejos que funcionaran con él. Básicamente por eso te escribo. Bueno, no te entretengo más que seguro que estás ocupadísimo. Yo también tengo cosas que hacer: ir a disparar a botellas con mi rifle.

Un abrazo.  Brendan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento