Logo del sitio

Versionar, adaptar, trasladar

Versionar, adaptar, trasladar
Versionar, adaptar, trasladar

Dentro pocos días llegarán a las estanterías las ediciones domésticas de Iron Man 2 y Kick-Ass. Y hace pocos días apareció a la venta en Blu-Ray la versión definitiva de Sin City, el clásico cómic de Frank Miller dirigida por Robert Rodriguez: Tres maneras de llevar a la pantalla tres cómics diferentes.

Iron Man es uno de los personajes con más trayectoria de Marvel, creado por Jack Kirby y Stan Lee en 1963.

02_705

Eso son 47 años de aventuras mensuales. Cientos de cómics, miles de viñetas. Depurar la esencia del personajes y construir algo nuevo y sólido es un increíble trabajo. Un trabajo que ha realizado el director Jon Favreau y su equipo de guionistas. Y un estupendo ejemplo de cómo versionar un concepto del cómic al cine.

3_675

Desde la primera armadura diseñada por el genial Jack Kirby, hasta las últimas unidades de protección y combate de Adi Granov (puedes leer la entrevista que le hicimos en el número 175 de la revista) han pasado muchas cosas: aventuras, amantes, alcoholemia, problemas financieros, amigos y enemigos. Pero las películas de Marvel Studios han sabido tomar al esencia y hacer una versión acorde con los tiempos actuales. Tony Stark es un magnate que se ha enriquecido con la venta de armas en todo el mundo. También es un súpergenio tecnológico. Y además es un megalómano terrible que no querrías que fuera tu amigo, que se bebe tus copas y que ligaría con tu novia. Pero que tiene buen corazón, aunque éste no esté en su sitio.

Si esa es la esencia del personaje, no tenía sentido introducir al personaje en la guerra de Vietnam. Así que lo trasladaron aun Vietnam actual: Oriente Medio. Tampoco tenía mucho sentido que siguiera siendo el abanderado del anticomunismo, pero le convirtieron en la portada de la revista Forbes y en la cara del capitalismo.

Y sí, buscaron a alguien que fuera un actor carismático, que todo el mundo supiera que tenía problemas (o que los había tenido) y que fuera capaz de conseguir que semejante personaje cayera bien a la gente: Robert Downey Jr..

6_600

Conseguido: en apenas dos horas se reconstruye un icono pop con cincuenta años de historia a sus blindadas espaldas y se presenta como algo nuevo, brillante y cromado. La versión 2.0 de Iron Man para las nuevas generaciones.

Kick-Ass es una vuelta de tuerca a la idea de “¿Y si los superhéroes fueran de verdad?” Y dar vueltas de tuerca a conceptos usados, y hacerlo con muy mala baba, es la especialidad de Mark Millar, el célebre guionista escocés de cómic. Sus ideas le han convertido en uno de los talentos más valorados de la industria de la viñeta en estos momentos y un verdadero personaje pop en Reino Unido.

7_845

La primera etapa de esta serie de cómics, en la que trabaja junto con el también famoso dibujante de cómics John romita Jr. (el “Romita senior” es ya una leyenda) es la Matthew Vaughn ha adaptado a la pantalla.

La historia es básicamente la misma, pero se han cambiado algunas cosas de la trama para no sobrecargar el metraje, se han suavizado conceptos (si crees que la peli es una macarrada, el cómic va a asustarte) y se ha variado diseños originales para hacerlos más atractivos al públicos. El resultado es en esencia, lo mismo del cómic, pero dosificado y pensado para un público más generalista.

8_973

Y con Frank Miller llegó la locura.

A Robert Rodriguez le costó convencer a Frank Miller de que su obra más personal podía llevarse al cine. Le costó, pero lo consiguió. La única condición que Miller puso fue que la película fuera respetuosa con el original. Que no se edulcorara y que respetara el estilo visual del cómic. Miller reconoció que era una condición trampa porque no esperaba que eso pudiera conseguirse. Pero lo consiguieron.

10_364
9_520

Hasta la fecha, no se había visto nada igual, ni en lo que se refiere a la fidelidad con el original, ni en lo que se refiere a estilo y narración en pantalla. Sin City es una traslación, viñeta por viñeta, de un cómic a la pantalla. No hay nada más fiel. Evidentemente, tiene sus detractores: algunos lo consideraron un rara curiosidad y otros poco más que un experimento. Pero en general fue una película que gustó y que funcionó bien como producto. Y lo más importante, demostró el potencial que tienen los cómics para el cine, más allá de explotar una franquicia o un personaje.

Y es que al final, como siempre, lo importante son las historias. Las buenas historias.

Esto es Bazinga! y tenemos más cosas preparadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento