Condenado

Sinopsis

Vincent LaMarca (Robert De Niro) trabaja como detective de homicidios en el departamento de Policía de Nueva York. Tiene una reputación intachable, y una extensa hoja de servicios sin ni siquiera un borrón que para sí querrían muchos agentes del cuerpo. Es un hombre absolutamente entregado a su trabajo y al cumplimiento de la ley. Pero su vida no es tan perfecta: tiene una vida solitaria, y mantiene una relación con una vecina suya (Frances McDormand), pero lo hace de una forma bastante distante. Y por si fuera poco tiene un hijo, Joey (James Franco), con el que no mantiene una buena relación. Vincent se divorció de la madre de Joey hace ya unos cuantos años, y decidió dejar los muelles de Long Beach para hacer carrera en la policía. Y el único apoyo que tiene Vincent es su colega Reg Duffy (George Dzundza). Joey es un joven problemático que está metido en líos, ya que le debe dinero a un tipo que le busca para cobrar lo que le pertenece, o si no, acabará con él. Y además tiene una novia, que ha sido capaz de dejar atrás la droga y la delincuencia. Cosa que no ha conseguido Joey. Un día, mientras pasea por los muelles de Long Beach, antes un lugar de veraneo para los neoyorkinos y ahora un conjunto de edificios en ruina donde se trapichea con droga y donde duermen los sin techo, Joey intenta vender su guitarra para conseguir una dosis de cocaína. Pero todo se complica cuando aparece asesinado uno de los traficantes del lugar, y un testigo asegura que ha sido Joey. Es el principal sospechoso, y Vincent LaMarca el encargado de investigar el caso. Padre e hijo frente a frente.