The Hunted

Sinopsis

1999. Aaron Hallam (Benicio del Toro) es un soldado que participa en los combates que tienen lugar en Kosovo, en la antigua Yugoslavia. Pertenece a las Fuerzas Especiales estadounidenses que están destinadas en una zona en la que los soldados serbios están asesinando indiscrimindamente a la población de origen albanés. Allí debe cumplir una misión: asesinar al comandante serbio al mando. Y la lleva a cabo, recibiendo por ello la Estrella de Plata al valor. Pero Hallam no puede olvidar todo lo que vio allí, todos esos asesinatos de seres inocentes: cada noche se despierta atormentado por las terribles pesadillas en las que sólo ve muerte y destrucción. Cuatro años más tarde, Hallam aparece en un bosque de Oregón, perseguido por dos hombres que parecen cazadores, pero sólo lo parecen: llevan rifles de mira telescópica de origen militar. Es como si Hallam estuviera en todos los sitios, su voz resuena en todas partes, y los dos hombres están desesperados. Con su cuchillo, mata brutalmente a los dos, y los descuartiza. Pero no es la primera vez que lo hace -otros dos cazadores también han perecido de igual manera-, y el FBI está desesperado para atrapar a la persona que ha cometido los crímenes. Por eso contactan con el único hombre que puede capturarlo. Se trata de L.T. Bonham (Tommy Lee Jones), un ex-agente que adiestraba a hombres en el arte de matar. Ahora está retirado en el estado canadiense de British Columbia, donde trabaja para los ecologistas intentando olvidar su pasado, pero al ver las fotos de los hombres descuartizados, decide ayudarles. L.T. sabe que se trata de Hallam, uno de sus alumnos, quien incluso le escribió mientras caía en el abismo de la locura y le imploraba su ayuda, pero L.T. hizo caso omiso a sus demandas de auxilio. Sólo él puede capturarlo, y su destino es enfrentarse en un combate a muerte.