Ocho y medio

Sinopsis