El doble más quince

El doble más quince

Sinopsis

A punto de cumplir 50 años y con sus expectativas familiares y vitales aparentemente colmadas, Ana se plantea si su tiempo ha pasado y si esa es realmente la vida que había soñado. Por su parte, Eric es un adolescente con todo el futuro por delante, pero que no tiene ni idea de qué hacer con él. A pesar de la considerable diferencia de edad que les separa, estas dos almas perdidas se conocerán gracias a un chat de sexo y, en su viaje juntos, conectarán mucho más allá de lo que podrían imaginar.

En 2016, Mikel Rueda (A escondidas) escribió y dirigió un cortometraje, Caminan, donde abordaba ese momento de la vida en que uno se cuestiona hacia dónde va o, por el contrario, si lo que ha conseguido coincide con sus expectativas. Aquella historia se convierte ahora en El doble más quince, un largometraje que recupera a los mismos personajes, un chico y una mujer en etapas de su existencia separadas por algo más que los años. La ganadora del Goya Maribel Verdú (El asesino de los caprichos) repite en el papel de una exitosa médico, casada y con familia, que se plantea en qué lugar de la ecuación han quedado sus sueños. El joven Germán Alcarazu (La zona) hace lo propio como este adolescente obligado a madurar más rápido de lo recomendable. La película dirige su foco hacia el viaje, físico y emocional, de esta inusual pareja unida por un chat de sexó que les permitirá redescubrirse y enriquecerse mutuamente, a la vez que se reencuentran con las ganas de vivir. La fotografía también juega una parte importante de esta íntima road movie que reflexiona sobre las relaciones humanas y difumina el entorno en favor de las emociones, gestos y silencios de estas dos almas perdidas.