Nuestras madres

Sinopsis

Guatemala, 2018. El país sigue atentamente el juicio a los militares que iniciaron la Guerra Civil. Mientras las víctimas declaran una tras otra, Ernesto, un joven antropólogo que se dedica a identificar los cuerpos de personas desaparecidas durante el conflicto, repara en el relato de una anciana. Convencido de que es una pista sobre el paradero de su padre (un guerrillero cuyo cadáver nunca se encontró), hará lo imposible para descubrir la verdad, aunque vaya en contra del deseo de su madre.

Ganadora de dos premios en el Festival de Cannes y uno en el de San Sebastián, Nuestras madres es el primer largometraje de ficción de César Díaz que, ya desde los documentales Semillas de Cenizas y Territorio liberado, había narrado las atrocidades perpetradas durante la guerra civil de Guatemala, un conflicto de más de 36 años (entre 1960 y 1996) que se saldó con más de 200.000 muertos o desaparecidos. El director y guionista toma como punto de partida el juicio que, en 2018, sentó en el banquillo de los acusados a los militares que iniciaron la contienda para hablar de cómo las consecuencias de toda esa barbarie aún se sienten en el país hoy en día, además de para homenajear el coraje de las madres de aquellos cuyos cadáveres nunca aparecieron. A partir de la desgarradora relación entre un joven antropólogo y su progenitora, el director compone un sólido drama, con notas de thriller y denuncia política, donde con emoción, pero sin caer en sentimentalismos, aborda el terrible genocidio que sufrió la población indígena durante el gobierno de Efraín Ríos Montt en los años 80. Armando Espitia (Heli) y Emma Dib (Leona) lideran un reparto que combina intérpretes profesionales y verdaderas víctimas de la violencia sistemática.