Te quiero, imbécil

Te quiero, imbécil

Sinopsis

Justo cuando Marcos iba a pedirle matrimonio a su novia, ésta le deja. Por si fuera poco, le despiden del trabajo y tiene que volver a vivir con sus padres. Decidido a salir del pozo en el que se ha convertido su vida, Marcos intenta renovarse como un hombre del siglo XXI, para lo que sigue los consejos de un youtuber. En pleno cambio radical, se cruzará con una vieja amiga del colegio a la que hace 20 años que no ve, una nueva jefa, su ex, unos colegas muy intensos y muchas dudas existenciales.

Una década después de su última película como directora, la también actriz Laura Mañá (La vida empieza hoy) vuelve a ponerse detrás de las cámaras en Te quiero, imbécil, donde el ganador del Goya Quim Gutiérrez (Ventajas de viajar en tren) se convierte en una especie de Bridget Jones patria. Como en aquella, este film habla de crisis existenciales, profesionales y sentimentales de los treintañeros, personificadas en un protagonista que, tras romper con su novia, ser despedido y ver cómo su vida se desmorona, tiene que encontrar la forma de reinventarse. A través de las peripecias de este personaje, repletas de situaciones descabelladas y diálogos ingeniosos influidos por el indie americano, la cinta reflexiona sobre cómo han cambiado las relaciones y el ideal de masculinidad en la sociedad actual, así como la forma en que algunos hombres se sienten perdidos frente al nuevo rol de la mujer y el suyo propio. Junto a Gutiérrez, completan el reparto de esta comedia romántica, que invierte con sentido del humor los estereotipos de género, Natalia Tena (Tierra firme), Ernesto Alterio (Lo dejo cuando quiera) y Alba Ribas (100 metros), entre otros.