Malasaña 32

Sinopsis

Madrid, finales de los 70. Con el país inmerso en plena Transición, la familia Olmedo, formada por Manolo, Candela, sus tres hijos y el abuelo Fermín, decide abandonar su pueblo y mudarse a la capital en busca de un mejor porvenir. De este modo, compran un antiguo piso en el 32 de la calle Manuela Malasaña. No tardarán en descubrir que el mayor peligro al que se enfrentan no está en la calle, sino en las extrañas presencias que habitan su propia casa y les obligarán a defenderse para sobrevivir.

En su segundo largometraje como director (primero en solitario), Albert Pintó (Matar a Dios) se pone a los mandos de una terrorífica película en cuyo núcleo se encuentra un drama personal. Los protagonistas son una familia que, tras creer haber dejado atrás los horrores de la dictadura, se enfrenta ahora a algo mucho peor: han invertido los ahorros de toda su vida en la hipoteca de su nueva casa, situada en la castiza Malasaña 32, que tendrán que compartir con una serie de agresivas presencias sobrenaturales. Las ilusiones, deseos y sueños con los que estos personajes afrontan una nueva vida en la Madrid de la Transición no tardará en convertirse en una espeluznante pesadilla que el film recrea a partir de una atmósfera claustrofóbica y sugerente, así como elementos típicos y cotidianos de la idiosincrasia patria. La debutante Begoña Vargas (Alta mar), Iván Marcos (Las altas presiones) y Bea Segura (La caza. Monteperdido) lideran el reparto de este film, inspirado en una historia real, que entre sustos y tensión aborda temas como el éxodo rural, la familia, el salto a la madurez o el rechazo al diferente. Por su parte, Javier Botet (Ventajas de viajar en tren) añade un monstruo más a su amplia galería de criaturas de ultratumba.

Últimas películas del director Albert Pintó