Terminator: Destino oscuro

Terminator: Destino oscuro

Sinopsis

Han pasado dos décadas desde que Sarah Connor consiguiera evitar el Día del Juicio Final y escribiera un nuevo destino para la raza humana. Sin embargo, su pasado regresa cuando un Terminator más avanzado y letal llega desde el futuro para asesinar a Dani Ramos, una joven que vive en México junto a su hermano y su padre. Para sobrevivir, Dani tendrá que aliarse con Sarah, Grace (una supersoldado mejorada que también ha viajado en el tiempo) y un obsoleto T800 que podría ser su única esperanza.

El regreso de James Cameron como productor y responsable de la historia y el de Linda Hamilton (Un pueblo llamado Dante´s Peak) delante de las cámaras es el primer indicativo de que el gran objetivo de Terminator: Destino oscuro es recuperar los fundamentos originales de esta saga, una de las más rentables del cine de ciencia ficción, que parecían haberse perdido en sus últimas entregas (Terminator 3, Terminator: Salvation y Terminator: Génesis). Precisamente estas tres últimas desaparecen de la cronología con esta película dirigida por Tim Miller (Deadpool) que arranca años después de lo ocurrido en Terminator 2: El día del Juicio Final. El ritmo trepidante, la acción cruda y sin rodeos, la tensión, el terror y la desazón ante un futuro apocalíptico vuelven a ser los principales ingredientes que sustentan esta cinta donde ya no sólo hay una fuerte protagonista femenina, sino tres. Mackenzie Davis (Tully), en el papel de una mezcla avanzada entre humano y máquina, y Natalia Reyes (Pájaros de verano), como el nuevo objetivo del cyborg asesino que, en esta ocasión, interpreta Gabriel Luna (Freeheld, un amor incondicional) completan un reparto principal donde, como no podía ser de otro modo, también está Arnold Schwarzenegger (Una historia de venganza).

Últimas películas del director Tim Miller