El asesino de los caprichos

El asesino de los caprichos

Sinopsis

El cadáver de una joven de clase alta aparece en su lujoso apartamento del barrio de Salamanca. La inspectora Carmen Cobos, temida y respetada a partes iguales, es la encargada de este caso que, intuye, no será como los demás. Le acompaña Eva González, una detective de personalidad completamente opuesta, equilibrada y sensata. Juntas, deberán vencer a sus propios demonios mientras intentan atrapar a un esquivo asesino en serie que, con sus víctimas, replica las escenas de los Caprichos de Goya.

El reputado productor y director Gerardo Herrero (La playa de los ahogados), todo un veterano del thriller patrio, se adentra con su nueva película en el elitista mundo de la clase alta española y el tráfico de obras de arte. Lo hace a través de la persecución de dos detectives (una ruda e implacable en uno de los momentos más bajos de su vida, y otra de carácter alegre, familia feliz y equilibrio emocional) a un escurridizo y minucioso asesino en serie que envenena con un sofisticado veneno y, con los cadáveres, reproduce los Caprichos de Goya. En la línea de los mejores clásicos del género, El asesino de los caprichos propone una investigación trepidante plagada de sorprendentes giros de guion y truculentas escenas del crimen protagonizada, en este caso, por dos carismáticas agentes de la ley que, además de al psicópata, se enfrentan a sus propios demonios internos. La ganadora del Goya Maribel Verdú (Superlópez) y Aura Garrido (El aviso) dan vida a este impredecible tándem y lideran un reparto que completan el también galardonado con un premio de la Academia española Roberto Álamo (Que Dios nos perdone), Ginés García Millán (La punta del iceberg) y Daniel Grao (El árbol de la sangre), entre otros.