Bienvenidos al barrio

Bienvenidos al barrio

Sinopsis

Fred Bartel es el fundador de Happy Few, una de las empresas de publicidad de moda en París. Tras descubrirse una irregularidad fiscal, y ante la imposibilidad de pagar lo que debe a Hacienda, se ve obligado a trasladar sus oficinas hasta La Courneuve, un conflictivo suburbio del extrarradio. Samy, un joven de la zona, enseñará a los recién llegados los trucos para moverse con seguridad por el barrio. Poco a poco, unos y otros olvidarán sus prejuicios y darán una valiosa lección de convivencia.

Producida por los responsables de Intocable, y avalada por un considerable éxito de taquilla en Francia, Bienvenidos al barrio es una nueva comedia que se alimenta del choque cultural y social que hay entre sus personajes. Habituado a situar a sus protagonistas en entornos completamente fuera de su zona de confort, Mohamed Hamidi (La vaca) traslada las oficinas, y trabajadores, de una prestigiosa empresa de publicidad ubicada en el centro de París hasta uno de los barrios más deprimidos de la capital. A base de buenos sentimientos y un sentido del humor inteligente y apto para todos los públicos, la película denuncia estereotipos de raza y clase social que, en última instancia, contribuyen a la ausencia de oportunidades laborales en este tipo de suburbios del extrarradio. A pesar de contar con una trama poco novedosa, los desternillantes gags y un ritmo ágil dotan de encanto a una historia que envía un divertido y poderoso mensaje de convivencia. Los intérpretes, con Gilles Lellouche (En buenas manos) y Malik Bentalha (Taxi 5) a la cabeza, son el verdadero motor de una cinta donde secundarios como Sabrina Ouazani (Enemigos íntimos) o la actriz y cantante Camille Lou (¡Cásate conmigo! Por favor), entre muchos otros, juegan una parte indispensable.