El plan

Sinopsis

Paco, Ramón y Andrade son tres perdedores en paro desde que cerró la empresa de seguridad donde trabajaban. A las 9 de la mañana de un caluroso día se encuentran en la casa de uno de ellos para ejecutar un plan. Sin embargo, cuando el coche que necesitan para moverse resulte estar averiado, se quedarán atrapados en este piso de Usera en busca de una solución alternativa. Mientras tanto, surgirán tensiones entre ellos que les harán mostrar su verdadero rostro y cambiarán su amistad para siempre.

Como ocurría con su ópera prima (Dos amigos), y en muchos de sus cortometrajes, Polo Menárguez dirige una pequeña historia, protagonizada por un reducido grupo de personajes (en este caso, sólo tres), donde el pequeño espacio físico en el que transcurre no es sino una extensión de su claustrofobia emocional, donde los demonios internos o las luchas por la identidad propia llevan la voz cantante. Quizá por ello, Menárguez se ha decidido a llevar a la gran pantalla el texto teatral de Ignasi Vidal, donde tres perdedores, y compañeros en paro, se reúnen para llevar a cabo un arriesgado plan, pero que ven como una serie de imprevistos les obliga a improvisar y, por el camino, a lidiar con su desesperación o cuestionarse tanto sus decisiones, como la amistad que les une. Diversos, y retorcidos, modelos de masculinidad se dan cita en El plan, donde un pequeño piso de un barrio obrero madrileño se convierte en un personaje más de esta trama que combina comedia y drama, en la que cada plano tiene un sentido, y cuya gran baza son las inspiradas interpretaciones de su trío protagonista, formado por Chema del Barco (Petra) y los ganadores del Goya Antonio de la Torre (La trinchera infinita) y Raúl Arévalo (Dolor y gloria).