Ray y Liz

Sinopsis

En un barrio marginal a las afueras de Birmingham viven los Billingham, una familia humilde, de clase obrera y olvidada por la sociedad con sus propios y extremos rituales. A través de ellos rompen los tabúes de una existencia determinada por factores fuera de su control. Ray, un hombre con problemas con la bebida, y Liz, una mujer convencida de que puede cambiar, son los padres de Jason y Richard, el autor de esta historia que, con un humor inquietante, cuenta cómo fue crecer en Black Country.

La fama le llegó a Richard Billingham (Fishtank) en su faceta de fotógrafo, gracias a las instantáneas que tomó de su casa y padres, afincados en un barrio marginal de Birmingham. Aquel retrato sincero y descarnado de su familia, reflejo a su vez de la clase obrera británica, le sirvió para exponer a lo largo de todo el mundo y convertirse en exponente de la Young British Art. Tras esto llegaron cortometrajes y, ahora, un largometraje con el que completa este proyecto autobiográfico. Además de sus progenitores, que dan nombre al film, Ray y Liz arroja luz sobre otro miembro del clan que, hasta el momento, sólo existía detrás de las fotografías: su hermano Jason. Considerada una de las mejores películas independientes de 2018 en Reino Unido (nominación al BAFTA incluída) y premiada en festivales como los de Sevilla y Locarno, esta cinta se contagia con el carácter observador y la atención al detalle de Billingham, a la vez que derrocha sinceridad, emotividad, un extraño sentido del humor y tremendo cariño y respeto por los personajes. Justin Salinger (Everest) y Ella Smith (Cenicienta) lideran el reparto como el matrimonio protagonista.