El peral salvaje

Sinopsis

Sinan es un joven apasionado de la lectura y un escritor inédito que aspira a vivir impartiendo clases. Después de graduarse, tiene que regresar a su ciudad natal, situada en la parte más rural de Turquía. Desde allí, pondrá todo su empeño en encontrar los patrocinadores y en reunir el dinero suficiente para publicar su primera novela, pero las deudas que acumula su padre dificultarán este empeño. Y aunque no quiera reconocerse en él, Sinan tiene muchas cosas en común con su padre.

El peral salvaje es el octavo largometraje de Nuri Bilge Ceylan, quizás el más importante de los cineastas turcos que existen en la actualidad, o al menos el más reconocido internacionalmente. Por su anterior película, Winter Sleep (2014), obtuvo la Palma de Oro y el premio FIPRESCI de la crítica en el Festival de Cannes, certamen que ha programado y premiado todas sus películas desde el 2002, año en el que Lejano ganó el Gran Premio del Jurado y el Premio, ex aequo para sus dos protagonistas, al mejor actor. En El peral salvaje, el director de Estambul pone el acento en la relación entre un padre y su hijo, contando la historia desde el punto de vista del vástago, un joven que se siente especial, aunque no se atreve a reconocerlo. En este drama familiar sobresale un guion rico en abundantes diálogos con tintes autobiográficos del coguionista Akin Aksu, sobre el que se inspira la historia, aunque también han intervenido en la escritura Ebru Ceylan (la esposa y habitual colaboradora de Nuri Bilge) y el propio cineasta turco. Se trata de un relato en el que la peripecia paterno-filial se funde con un discurso existencial y ético, ambientado en la región del Mármara, en el noroeste del país (concretamente en la ciudad de Yenice). Y como en los anteriores filmes de Ceylan, el talentoso Gökhan Tiryaki se encarga de la dirección de fotografía.