El emperador de París

El emperador de París

Sinopsis

Durante el reinado de Napoleón, el ex-soldado y contrabandista François Vidocq se hizo una leyenda en los bajos fondos parisinos al conseguir escapar de las colonias penales más aterradoras del país. Dado por muerto después de su última y espectacular fuga, el fugitivo pasa desapercibido haciéndose pasar por un simple comerciante. Hasta que es descubierto y acusado de un asesinato que no ha cometido. Entonces Vidocq se verá obligado a hacer un trato con la policía para conseguir su libertad.

La figura de Vidocq, que inspiró a Edgar Allan Poe y a Víctor Hugo a la hora de crear alguno de sus personajes más populares (como el detective Auguste Dupin o los "miserables" Jean Valjean y Javert), es el epicentro de esta nueva película de Jean-François Richet (Blood Father , Mesrine, Asalto al distrito 13) que cuenta cómo, para salvar su vida, el mítico delincuente y prófugo empezó a trabajar para la policía, convirtiéndose en uno de los primeros criminólogos de la historia. Protagonizada por Vincent Cassel (quien da vida al famoso fugitivo e investigador), y con Olga Kurylenko, August Diehl, Freya Mayor y Denis Ménochet, entre otros, El emperador de París se aproxima más al cine de acción y de aventuras que al thriller fantástico o de terror, cuyos componentes estaban más presentes en Vidocq (2001), la anterior película sobre este personaje histórico filmada por Pitof (y con Gérard Depardieu). Con guion de Éric Besnard (Pastel de pera con lavanda, Objetivo: París), la película de Richet se inspira en los seriales románticos de aventuras, pero recreando de manera fidedigna el París del Imperio Napoleónico, por lo que tan importantes son las secuencias de acción (coreografiadas por Olivier Schneider, Spectre, Fast and Furious 6) como el vestuario o la recreación de los escenarios de la época, tales como la cancillería, la morgue o el mercado.