Bosque maldito

Sinopsis

Intentando dejar atrás su atormentado pasado, una joven mujer, Sarah O´Neill, se muda a un pequeño pueblo irlandés de leñadores junto a su hijo Chris. En las profundidades del bosque colindante con su nueva casa, madre e hijo encuentran un misterioso cráter. El descubrimiento de este agujero provocará extraños cambios en el comportamiento y la naturaleza del niño, lo que hará que la madre se debata entre sus propios miedos y traumas y una superstición de los lugareños sobre niños suplantados.

Bosque maldito es la opera prima del cineasta irlandés Lee Cronin, quien ya había llamado la atención de la crítica y de los festivales de cine fantástico con su anterior cortometraje Ghost Train (2014). Protagonizada por la actriz Seána Kerslake (Dollhouse) y el joven actor James Quinn Markey (Vikingos), a quienes acompañan en el reparto nombres como los de James Cosmo (Juego de tronos) o Kati Outinen (El otro lado de la esperanza), la película visita lugares comunes del cine de terror (la mujer que huye de un pasado traumático, el bosque encantado, el hijo poseído...) y en cierta manera, les da una nuevo toque. Bosque maldito es una película de atmósfera y de sustos, pero también de terror psicológico y familiar, ya que en ningún momento sabemos si la amenaza a la que se enfrenta esta mujer proviene de dentro o de fuera de su hogar. El film de Lee Cronin explora pues los límites que existen entre lo racional y lo inexplicable: ¿es cierta la leyenda irlandesa sobre los niños cambiados, o está sufriendo la madre lo que se conoce como síndrome de Capgras, un trastorno que provoca la creencia de que un familiar cercano ha sido sustituido por un impostor? La película, que participó en la Sección Oficial del Festival de Sundance, viene además avalada por el Premio al Mejor Largometraje que obtuvo en el 25º Festival de Cine Fantástico de Bilbao.