Muñeco diabólico (Child's Play)

Muñeco diabólico (Child's Play)

Sinopsis

Karen es una madre soltera que, tras mudarse con su hijo Andy en busca de una nueva vida, quiere hacerle el mejor regalo por su decimotercer cumpleaños. Por ello le compra un muñeco, Chucky, el último grito en tecnología. Sin embargo, no tardarán en sucederse macabras muertes que tendrán desconcertada a la policía. Cuando la verdadera naturaleza de Chucky salga a la luz, Andy y Karen tendrán que luchar por salvar su vida y demostrar que el culpable de todo es esta maligna criatura de plástico.

Más allá de actualizar el aspecto visual del clásico de terror de los 80, Muñeco diabólico (Child´s Play) resucita para las nuevas generaciones en una película que renueva toda la mitología del personaje y lo convierte en un juguete dotado de una inteligencia artificial sin límites para el aprendizaje o la violencia. De este modo, la magia negra que dotaba de vida a este psicópata en miniatura deja su sitio al mundo de la hipercomputación y la interconexión de dispositivos en una cinta que, sin embargo, respeta las señas de identidad de la franquicia, como el humor negro, las considerables dosis de sangre y vísceras, un variado repertorio de muertes y víctimas y, de nuevo, el enfrentamiento final entre un niño y su macabro regalo de cumpleaños. Lars Klevberg (Polaroid) se encarga de dirigir este film donde Aubrey Plaza (Mike y Dave buscan rollo serio) y el joven, pero experimentado, Gabriel Bateman (Nunca apagues la luz) tendrán que sobrevivir a este Chucky 2.0 con la voz de Mark Hamill (Star Wars: Los últimos Jedi). Completan el reparto Brian Tyree Henry (El blues de Beale Street) y Tim Matheson (The Affair), entre otros.