La pequeña Suiza

La pequeña Suiza

Sinopsis

En el centro del País Vasco se sitúa Tellería, un curioso pueblo que, en realidad, pertenece a Castilla. Tras 700 años de historia, sus habitantes han decidido que ya va siendo hora de formar parte de Euskadi, una iniciativa a la que el Gobierno se niega en rotundo. Sin embargo, un sorprendente hallazgo en el santuario de la localidad animará a los intrépidos lugareños a tomar la audaz decisión de solicitar su anexión a otro país, nada más y nada menos que uno de los más ricos del mundo: Suiza.

Trece años después de su primera película, el cortometrajista nominado a un Goya Kepa Sojo (El síndrome de Svensson) vuelve a ponerse a los mandos de un largometraje en La pequeña Suiza. En pleno auge de los nacionalismos y acalorados debates sobre independentismo, identidad nacional o regional y nuevas fronteras en un mundo cada vez más globalizado, la cinta propone al espectador rebajar la tensión y reírse con la delirante iniciativa de los habitantes de un imaginario pueblo castellano que no tiene problemas en cambiar el vínculo con su tierra si esto le beneficia económicamente. Inspirado en la mítica comedia Pasaporte para Pimlico, el film se apoya en el humor regional típico de exitosas comedias patrias como Ocho apellidos vascos y secuela o la serie Allí abajo para dar forma a una historia repleta de ocurriencias disparatadas y divertidas o absurdas situaciones. Maggie Civantos (El mejor verano de mi vida), Ingrid García Jonsson (Taxi a Gibraltar), Jon Plazaola (Villaviciosa de al lado) o los ganadores del Goya Antonio Resines (Ola de crímenes) y Karra Elejalde (Que baje Dios y lo vea) encabezan un pintoresco reparto coral.