Destroyer: Una mujer herida

Destroyer: Una mujer herida

Sinopsis

En su juventud, Erin Bell fue una agente del FBI infiltrada en una banda criminal. Ahora es una veterana detective de policía en Los Ángeles que lleva años torturada por los errores cometidos en esa misión, que terminó de manera trágica y la marcó física y emocionalmente hasta el punto de incapacitarla para conectar con su hija de 16 años. La reaparición de Silas, el asesino y líder de aquel grupo de atracadores, le ofrecerá la oportunidad de redimirse y asegurar un mejor futuro para su familia.

El mayor enemigo de alguien suele ser uno mismo. Con esta premisa tan sencilla (y habitual en su filmografía), Karyn Kusama (La invitación) confirma su trayectoria ascendente y se consagra como una de las directoras a seguir en Hollywood gracias a un thriller criminal, tan emocionante como trepidante, en cuyo epicentro se sitúa una detective de policía en plena autodestrucción física y mental. Los errores del pasado, y la voluntad férrea para enmendarlos caiga quien caiga, son el tema principal de una cinta que, con grandes dosis de tensión y acción, se acerca a la humanidad de un personaje consumido por la culpa en un peligroso viaje hacia la redención donde reina la violencia, la avaricia y los recuerdos dolorosos. El implacable paso del tiempo también adquiere su parte de protagonismo, al contarse la historia desde dos épocas distantes conectadas a través de flashbacks. Heredera de la ambigüedad moral de clásicos del policíaco como Taxi Driver o Heat, Destroyer. Una mujer herida ofrece una nueva interpretación magistral de la oscarizada Nicole Kidman (Aquaman) en uno de los papeles más exigentes de su carrera. Le acompañan en el reparto Toby Kebbell (Operación: Huracán), Tatiana Maslany (La dama de oro) y Sebastian Stan (Vengadores: Infinity War), entre otros.