Alita: Ángel de combate

Alita: Ángel de combate

Sinopsis

Siglo XXVI. Los habitantes de la Ciudad de Hierro son oprimidos por las élites desde una urbe flotante. En un desguace, el Dr. Ido descubre un ciborg abandonado en cuyo interior se halla el corazón y la mente de Alita, una joven con un pasado extraordinario que no puede recordar. Mientras intenta recuperar su identidad, Alita descubrirá que posee unas increíbles habilidades de combate que, para proteger a sus seres queridos, tendrá que alejar de las fuerzas corruptas que quieren controlarlas.

Tras casi dos décadas detrás de este proyecto, James Cameron consigue llevar a la gran pantalla el mítico manga de Yukito Kishiro. Conflictos de agenda le han obligado a figurar únicamente como productor y ceder la silla de director a Robert Rodríguez (Machete). El mexicano se pone a los mandos de una película de ciencia ficción donde los efectos especiales experimentan un nuevo salto evolutivo para dar vida a una espectacular ciudad futurista, repleta de peligros, caos y desigualdades, que el espectador irá descubriendo a la vez que su protagonista mitad robot, mitad humana. Alita: Ángel de combate sigue los pasos de una empoderada heroína femenina en un mundo que le es ajeno, donde tendrá que aprender a desenvolverse para recuperar su identidad y sus recuerdos, a la vez que descubre los misterios de su pasado. Acción, imaginación y emoción convergen en este film que habla sobre libertad y autodescubrimiento en un mundo de cyborgs, deportes extremos y poderes corrompidos. Rosa Salazar (El corredor del laberinto: La cura mortal) protagoniza esta cinta en cuyo núcleo se encuentra un romance y una historia de amor paterno filial. Le acompañan Michelle Rodriguez (Viudas) y los ganadores del Oscar Christoph Waltz (Spectre), Mahershala Ali (Green Book) y Jennifer Connelly (Héroes en el infierno), entre otros.