El gran baño

Sinopsis

En plena crisis existencial, un grupo de cuarentones decide montar el primer equipo masculino de natación sincronizada. Sus comienzos no son sencillos, pues a unos primeros ejercicios que dejan mucho que desear se unen los insultos de los que les rodean, fruto de la incomprensión y el escepticismo. Sin embargo, no se darán por vencidos, y con la ayuda de una antigua campeona de este deporte caída en desgracia conseguirán derribar estereotipos y sacar lo mejor de sí mismos con ilusión y trabajo.

Tras codirigir Narco y participar en dos películas corales (la última, Los infieles) el actor y guionista Gilles Lellouche afronta su primera experiencia En solitario detrás de las cámaras. La escogida para dar este paso es El gran baño, una comedia en la línea de clásicos como Full Monty que habla sobre personas de su misma generación en plena crisis existencial y social en Francia, donde el individualismo predomina sobre los valores de colaboración y trabajo en equipo. Los protagonistas son un grupo de deprimidos cuarentones en busca de un sueño que dé sentido a sus vidas, y que encontrarán el medio para realizarse personal y colectivamente en la fundación del primer equipo nacional de natación sincronizada. Todos ellos son protagonistas de un film coral en el que cada personaje, ya sea masculino o femenino, tiene espacio para desarrollarse. Grandes estrellas del cine galo como Mathieu Amalric (Los fantasmas de Ismael), Guillaume Canet (Cosas de la edad), Benoît Poelvoorde (Una familia de alquiler), Virginie Efira (Un hombre de altura) o Marina Foïs (El taller de escritura) se sacrifican en favor del equipo y conforman un reparto repleto de química y sentido del humor.