La quietud

Sinopsis

Después de muchos años alejada de casa, Eugenia vuelve a La quietud, la finca familiar cercana a Buenos Aires en la que se crio, debido a que su padre ha sufrido un infarto. Allí se reencontrará con su madre y su hermana y, juntas, tendrán que enfrentarse a antiguos traumas emocionales y secretos oscuros de un pasado desarrollado en los años de la dictadura militar. A partir de ellos, renacerán rencores y celos que pondrán a prueba el vínculo fraternal de dos mujeres con un inquietante parecido.

Aclamado tanto en Argentina como en el resto del mundo con El clan, película por la que consiguió el Goya a Mejor película iberoamericana, Pablo Trapero cuenta en su nuevo largometraje la historia de una familia con más cosas en común con la de aquel film de lo que se deduce a simple vista. En esta ocasión, el cineasta se centra en El pasado oscuro de un linaje, cuyos secretos y viejas rencillas esperan el momento para irrumpir en una finca donde se respira una falsa sensación de tranquilidad. Una atmósfera surreal y casi aletargada preside esta película ambientada en un microcosmos que sirve como paradigma de toda una sociedad argentina a la que todavía acecha el fantasma de la dictadura. A través de la complicada relación entre dos hermanas y su madre, La quietud crea un melodrama con alma de thriller en el que poco a poco se van desvelando misterios imperdonables y relaciones incestuosas hasta desembocar en una explosión final de furia y resentimiento. La nominada al Oscar Bérénice Bejo (Mal genio), Martina Gusman (Elefante blanco) y Graciela Borges (El espejo de los otros) interpretan al trío de poderosas protagonistas que es secundado por Edgar Ramírez (Joy) y Joaquín Furriel (El árbol de la sangre), entre otros.