Kursk

Sinopsis

Durante un ejercicio naval en agosto del año 2000, el submarino nuclear K141 Kursk, orgullo de la marina rusa, sufre dos explosiones internas que le envían al fondo del mar de Barents. 23 personas luchan por sobrevivir en una situación límite mientras, en la superficie, tiene lugar una negligencia gubernamental a escala internacional que obliga a las familias de esos hombres a afrontar todo tipo de obstáculos burocráticos a sabiendas de que las posibilidades de salvarlos son prácticamente nulas.

A mediados del 2000, las árticas aguas del mar de Barents fueron el escenario de una tragedia que conmocionó al mundo. El submarino nuclear K141, estandarte de la Flota del Norte rusa, sufría un accidente y terminaba en las profundidades. Mientras 23 hombres luchaban por su vida, y los intentos por rescatarlos fracasaban, desde el Kremlin se rechazaban los ofrecimientos de ayuda internacional. Este suceso y los esfuerzos de las familias de las víctimas por traer a sus seres queridos de vuelta, inmortalizados en el libro del periodista Rober Moore, son trasladados a la gran pantalla por el danés Thomas Vinterberg (La comuna). Kursk ofrece un emocionante y tenso drama histórico que, a pesar de tomarse alguna licencia creativa, relata los hechos tal y como sucedieron en la realidad, en gran parte gracias al asesoramiento del Comodoro David Russell, responsable de la misión de rescate que envió la marina británica al que interpreta el oscarizado Colin Firth (Un océano entre nosotros). Junto a él, Matthias Schoenaerts (Gorrión rojo), Léa Seydoux (Spectre) y Michael Nyqvist (Hunter Killer), en su último papel, protagonizan esta cinta que combina la política con el amor en una guerra contra el tiempo por la supervivencia.