Rey de ladrones

Sinopsis

En su juventud, Brian Reader era un astuto ladrón. Ahora, es un viudo de 77 años que, consciente de que el tiempo se le acaba, decide dar un último golpe que pase a la posteridad. Para ello, reúne un equipo de veteranos del crimen de entre 60 y 70 años (salvo uno más joven) que aprovechará las vacaciones de Semana Santa para saquear la compañía de depósitos Hatton Garden de Londres. Tras lograr el botín y conmocionar a la opinión pública, la desconfianza reinará entre los miembros de la banda.

Durante las vacaciones de Semana Santa de 2015, una banda de atracadores se hizo pasar por empleados de mantenimiento, neutralizaron las alarmas, hicieron un agujero en la cámara acorazada y sustrajeron más de 200 millones de libras de la Hatton Garden Deposit Company de Londres. Este suceso, considerado el robo más importante de la historia de Reino Unido y ya llevado a la gran pantalla en Un golpe a la inglesa, vuelve a irrumpir en la cartelera de La mano de James Marsh, responsable de La teoría del todo y ganador del Oscar por el documental Man on Wire. Al igual que el film de Ronnie Thompson, Rey de ladrones ofrece unos criminales encantadores y una trama repleta de tensión y humor que, a diferencia de su predecesora, ahonda en los recelos surgidos entre ellos durante los días posteriores a lograr el botín, además de mostrar con ironía la repercusión del caso en los medios de comunicación y la opinión pública británica. Dos ganadores del Oscar, Michael Caine (Un golpe con estilo) y Jim Broadbent (Paddington 2) y el nominado a los premios de la Academia Tom Courtenay (La sociedad literaria y el pastel de piel de patata) conforman, junto a Michael Gambon (Kingsman: El círculo de oro), Ray Winstone (Point Break (Sin límites)) y Charlie Cox (Daredevil) el reparto principal.