Ghostland

Sinopsis

Durante su primera noche en la casa que acaban de heredar, Pauline y sus hijas sufren el brutal ataque de unos hombres y se ven obligadas a luchar para sobrevivir. Años después, Beth, la mayor de las pequeñas, ha conseguido canalizar el trauma de ese día y es una exitosa novelista de terror con una existencia feliz. Su hermana, sin embargo, todavía vive con su madre en aquel lugar bajo un estado de constante paranoia. Cuando las tres vuelvan a reunirse allí, empezarán a ocurrir sucesos extraños.

Incapaz de dejar indiferente a nadie, el polémico genio del terror francés Pascal Laugier (El hombre de las sombras) vuelve a sus orígenes para contar un crudo y brutal relato sobre las visiones subjetivas. Apariciones fantasmagóricas y pesadillas se convierten en la realidad para tres mujeres, una madre y sus dos hijas, que han seguido caminos muy opuestos para superar el trauma de una terrible noche de muerte y violencia. Con un enfoque fresco y renovador del subgénero de invasiones domésticas, Ghostland ofrece un variado catálogo de sustos, giros sorprendentes y escenas no aptas para estómagos sensibles. Entre los temas principales de esta historia se encuentra una intensa rivalidad fraternal y el regreso a los horrores del pasado. La casa donde transcurre la mayor parte del metraje se convierte así en un personaje más del film y colabora con sus laberínticos pasillos a crear una atmósfera inquietante donde la amenaza casi siempre acecha fuera de plano. La cantante y actriz Mylène Farmer (Arthur y la guerra de los mundos) lidera un reparto que completan Emilia Jones (High-Rise) y Taylor Hickson (Deadpool), como las versiones juveniles de las niñas, y Crystal Reed (Crazy, Stupid, Love) y Anastasia Phillips (Killjoys), como las adultas.