Mi obra maestra

Sinopsis

En la década de los ochenta, Renzo fue un artista de gran éxito. Sin embargo, su incapacidad para adaptarse a los cambios del mercado le relegaron al olvido y ahora vuelca todo su tiempo en Alex, el único alumno que le queda. En cambio, su viejo amigo Arturo es un reconocido galerista. Aunque el carácter de cada uno es muy diferente, y los conflictos ideológicos entre ellos son constantes, los dos se unirán para revalorizar la obra de Renzo con un plan loco y descabellado que podría funcionar.

Por primera vez, el dúo formado por los realizadores Mariano Cohn y Gastón Duprat, responsable de títulos tan interesantes como El ciudadano ilustre, se separa. Mientras Cohn asume las funciones de productor, Duprat dirige en solitario esta cinta que, sin embargo, conserva el humor ácido e irónico de sus trabajos anteriores. Mi obra maestra combina tensión, drama y emoción con grandes dosis de comedia para contar una historia de amistad entre dos personas con una forma diametralmente opuesta de ver la creación artística y la vida, mientras desarrolla un alocado y desternillante fraude que, en tono satírico, denuncia el estado actual de la cultura, convertida en bien de consumo frívolo y vacío de significado. Guillermo Francella (El clan) y Luis Brandoni (Sólo se vive una vez) interpretan a esta extraña pareja de camaradas dispuestos a relanzar la carrera de uno de ellos por todos los medios en un film que esconde giros sorprendentes y una reflexión sobre las contradicciones de la creación artística. Completan el reparto Andrea Frigerio (Pasaje de vida) y el ganador del Goya Raúl Arévalo (El aviso), entre otros.