Sin fin

Sinopsis

Javier tiene una máquina que le permite viajar en el tiempo con la que, tras perder el amor de María, decide volver hasta el día en el que se conocieron para recuperarlo. De este modo, repite el camino que les llevó desde el autobús de una Madrid que amanecía hasta el atardecer en una playa andaluza. Su objetivo es conseguir que María vuelva a ser aquella chica alegre y llena de vida de la que una vez se enamoró, y que le cautivará de nuevo en un bucle que conoce de principio, pero no de final.

El amor es desequilibrio y, para los hermanos César y José Alenda, es tan complicado sincronizar una relación sentimental, que dos personas se quieran con la misma intensidad, en el mismo lugar y momento, que para conseguirlo hay que recurrir, al menos en este caso, a la ciencia ficción. Éste es el punto de partida de Sin fin, su ópera prima, en la que adaptan su premiado corto en el que un hombre cuyo romance está al borde de la extinción utiliza una máquina del tiempo para volver al momento en que conoció a su pareja y recuperar las emociones y alegrías, así como enmendar errores del pasado, para revitalizar el presente. Los directores prescinden de los efectos especiales asociados al género de viajes en el tiempo y se centran en dos días en la vida de esta pareja: el primero, lleno de felicidad e ilusión, y el último, protagonizado por la amargura y el desencanto desarrollado a lo largo de años de desencuentros. Javier Rey (Kiki, el amor se hace), premiado en el Festival de Málaga por este papel, y la ganadora del Goya María León (El autor) lideran el reparto de este film íntimo, realista y nostálgico con espíritu de road movie que también habla sobre la fecha de caducidad del amor y la incapacidad del ser humano para pasar página.