Bernarda

Sinopsis

Cinco mujeres han sido secuestradas y encerradas en una fábrica, un lugar de atmósfera irrespirable donde la dueña, Bernarda, vivo reflejo de la opresión y la tiranía, las obliga a ejercer la prostitución. Bernarda, que tiene una relación extraña con su criada Poncia, está convencida de que está haciendo una buena obra y que, de esa manera, las libera y redime de los males que asolan el mundo. El único atisbo de libertad que las cautivas encuentran reside en María Josefa, la hermana de Bernarda.

Especializado en llevar la vida y obra de Federico García Lorca a la gran pantalla, ya sea en formato documental (Lorca. El mar deja de moverse) o de ficción (Yerma), Emilio Ruíz Barrachina dirige esta película, segunda entrega de su trilogía sobre el poeta, dramaturgo y escritor granadino, que lleva al siglo XXI una de las obras más emblemáticas: La casa de Bernarda Alba. Con una considerable fidelidad al texto original, Bernarda añade a la archiconocida historia de cinco jóvenes encerradas contra su voluntad una denuncia a la trata de blancas. De este modo, las protagonistas se transforman, y dejan de ser hijas obligadas por su madre a vivir dentro de los muros de su casa, para pasar a ser un grupo de mujeres secuestradas y explotadas sexualmente. Con un cuidado apartado visual y de ambientación, donde se perciben influencias góticas y homenajes a Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick, el filme cuenta con un reparto principal formado por la ganadora del Goya Victoria Abril (Nacida para ganar), Assumpta Serna (Red de libertad), Elisa Mouliaá (Embarazados), Miriam Díaz-Aroca (que repite con el realizador tras Yerma) y Will Shephard (La tribu), entre otros.