Cuando los ángeles duermen

Cuando los ángeles duermen

Sinopsis

Germán es un modélico padre de familia, hasta que todo su mundo es puesto en peligro la noche en que, por accidente, atropella a una joven mientras volvía a casa. A pesar de mostrarse inofensivo y de ofrecerse a llevarlas al hospital más cercano, Silvia, la chica que acompañaba a la malherida, sufrirá una crisis nerviosa cuando su amiga muera en el camino y huirá de Germán. Es una situación límite, y este hombre estará dispuesto a todo para evitar que su vida quede destrozada para siempre.

En su segundo largometraje, Gonzalo Bendala (Asesinos inocentes) se propone dar una vuelta de tuerca a los thrillers de persecuciones, de manera que en Cuando los ángeles duermen la historia, casi desarrollada en tiempo real, no es contada a través de los ojos de la víctima, sino de aquel que le pisa los talones. Sin embargo, este acosador no es un psicópata o asesino despiadado, sino un honrado padre de familia que, en una noche de pesadilla, será presa de sus malas decisiones y buscará sin tregua a una joven que, tras convertirse en la única testigo del atropello mortal de su amiga, considera a éste una amenaza. En este juego del gato y el ratón, dirigido con tensión y suspense por Bendala, se va desarrollando un descenso a los infiernos en el que el protagonista, íntegro e inofensivo, se va abandonando a su lado más oscuro y malvado. El ganador del Goya Julián Villagrán (Abracadabra) interpreta a este personaje en su macabra y esperpéntica odisea personal no exenta de comedia negra en la que también participan la debutante Ester Expósito (Estoy vivo) y la ganadora de un premio de la Academia Española Marián Álvarez (El cuaderno de Sara), entre otros.