El hombre que mató a Don Quijote

El hombre que mató a Don Quijote

Sinopsis

Hace años, Toby era un idealista estudiante de cine que filmó un remake de El Quijote en un pequeño pueblo español. Convertido en un cínico director de anuncios, Toby regresa a España y decide visitar aquel lugar. Allí presencia los terribles efectos que produjo el rodaje, sobre todo en su actor protagonista, ahora un anciano demente que se cree realmente El caballero de la triste figura. Éste tomará a Toby como escudero y, juntos, vivirán una gran aventura donde se confunde realidad y ficción.

Uno de los últimos grandes proyectos malditos, que comenzó su desarrollo hace 30 años y sufrió desastres de todo tipo (riadas, rodaje cancelado a los 6 días de iniciarse, enfermedad de sus protagonistas) inmortalizados en el fantástico documental Lost in La Mancha, ve por fin la luz. La particular visión del nominado al Oscar Terry Gilliam (Teorema zero) sobre El caballero de la triste figura se hace película en El hombre que mató a Don Quijote. Convertido él mismo en una versión moderna del emblemático personaje cervantino, este inclasificable cineasta dirige una aventura ambientada en un pequeño pueblo español de nuestros días, terriblemente afectado por el rodaje de una cinta sobre El Quijote años atrás. Adaptación más que libre del archiconocido texto, el film captura la esencia de la novela, y reformula sus pasajes más emblemáticos en un contexto actual, donde la ficción y la realidad se entremezclan y las justas o los combates contra gigantes conviven con la corrupción en los negocios y el mundo de la publicidad. Jonathan Pryce (Lo que de verdad importa) y Adam Driver (Star Wars: Los últimos Jedi) protagonizan este divertido y emotivo largometraje donde también participan Stellan Skarsgard (Borg McEnroe), Olga Kurylenko (La muerte de Stalin) y los españoles Jordi Mollà (Operación Concha) o Rossy de Palma (Toc Toc), entre otros.