Bailando la vida

Sinopsis

A punto de jubilarse, Lady Sandra Abbott descubre que su marido, con el que lleva casada 40 años, tiene una aventura con su mejor amiga. La situación lleva a Sandra a refugiarse en la casa de Bif, su bohemia hermana, situada en un barrio empobrecido. Los primeros días de convivencia son complicados, pues las dos tienen personalidades muy distintas. Poco a poco, Sandra empezará a olvidar su acomodado estilo de vida y, a través de las clases de baile, a probar cosas nuevas y reencontrar el amor.

El veterano Richard Loncraine (Ático sin ascensor), de más de 70 años, reflexiona en tono alegre y optimista sobre la vejez en esta comedia romántica de patente sello británico. Bailando la vida cuenta la historia de una mujer al borde de la jubilación, cuya vida cambia radicalmente cuando, tras descubrir que su marido la engaña, se marcha a experimentar un estilo de vida completamente diferente al suyo. Este punto de partida sirve al director para desatar todo tipo de divertidas situaciones donde habla sobre la infidelidad, los lazos fraternales o volver a enamorarse pasados los 60. Con el simple y honesto objetivo de entretener y hacer reír, la película ofrece coloridos números musicales, donde cada baile se convierte en cura y remedio contra los problemas y las decepciones. Para dar vida a estos personajes, que descubren que nunca es tarde para encontrarse a uno mismo, este film, rebosante de energía y buenas vibraciones, cuenta en su reparto con destacados intérpretes como la nominada al Oscar Imelda Staunton (Maléfica), Timothy Spall (The Party), Celia Imrie (La cura del bienestar), David Hayman (El último virrey de la India) y Joanna Lumley (Paddington 2), entre otros.