La alta sociedad

Sinopsis

En el verano de 1910 varios turistas han desaparecido mientras descansaban en la costa. Para esclarecer este suceso, los inspectores Machin y Malfon coinciden en el que el origen de todo podría estar en la bahía de Slack, un lugar en el que conviven granjeros y pescadores de ostras con la acaudalada familia Van Peteghem. Los estilos de vida de unos y otros serán puestos a prueba cuando Ma Loute, un joven hijo de un disparatado clan de pescadores, y Billie, hija de los Van Peteghem, se enamoren.

Después de El pequeño Quinquin, el director Bruno Dumont vuelve a la comedia absurda en La alta sociedad, film ambientado a principios del siglo XX que sigue las aventuras y desventuras de los habitantes de la región de la bahía de Slack, muy cercana a la localidad natal del realizador. En la cinta, cuya historia de amor y una serie de misteriosas desapariciones se terminan convirtiendo en el eje central de la trama, Dumont se esfuerza por encontrar el lado cómico a cada situación, ofreciendo al espectador momentos de verdadero humor absurdo en los que, sin embargo, se filtran el crecimiento de la burguesía y la lucha de clases propios de la época. Para dar vida a la película, el realizador se apoya en un reparto formado por actores amateur y profesionales contrastados del cine francés como Juliette Binoche (Ghost in the Shell: El alma de la máquina), Fabrice Luchini (El juez) y Valeria Bruni Tedeschi (Mi familia italiana), entre otros.