Madame Marguerite

Madame Marguerite

Sinopsis

Marguerite Dumont da una de sus habituales fiestas que, como cada año, reúne a muchas personas con las que comparte su gran pasión: la música. Marguerite disfruta cantando, pero, a pesar de sus esfuerzos, lo hace sumamente mal. Sin embargo, ni su familia ni los espectadores se lo han dicho, y vive con la falsa convicción de que es una diva de la canción. Cuando aparezca un reportaje sobre ella en el periódico, Marguerite encontrará el valor para cantar ante un auditorio lleno de desconocidos.

Xavier Giannoli (Crónica de una mentira) dirige Madame Marguerite. En este drama con un importante componente musical, el director se inspira en la figura de Florence Foster Jenkins, considerada la peor soprano de la historia, para componer un relato de ficción sobre la aristocracia francesa de los años 20 y uno de sus grandes males endémicos: la hipocresía de sus círculos sociales. Todo ello alrededor de su protagonista, una mujer cuya pasión casi obsesiva por la música la lleva a tener que afrontar sus propias limitaciones.

Catherine Frot (La cocinera del presidente), una de las actrices más reconocidas de Francia, se pone en la piel de esta cantante adinerada en su gran desafío musical. Le acompaña en este drama con tintes de humor André Marcon (3 corazones) como su marido, que hará todo lo posible para que su esposa no se dé de bruces con la cruda realidad. Michel Fau (9 meses de condena), Christa Theret (El gran viaje de Sasha al Polo Norte) y Astrid Whettnall (Yves Saint Laurent) completan el reparto como algunos de los hipócritas seguidores de Madame Marguerite.