Techo y comida

Sinopsis

A Rocío, madre soltera y sin trabajo, apenas le da para comer, ya que no recibe subsidio. Entre la vergüenza, la sensación de fracaso y el miedo a perder la tutela de Adrián, su hijo de 8 años, intenta aparentar una vida normal y sobrevivir con la desinteresada ayuda de una vecina. Pero la situación empeora cuando el propietario de la vivienda, agobiado también por las deudas, los denuncia por no pagar el alquiler. Ahora el tiempo corre en su contra y parece imposible encontrar una solución.

Techo y comida es el film de debut en la gran pantalla del cortometrajista Juan Miguel del Castillo (Rosario), que dirige una historia realista, comprometida y con denuncia social. En ella, el realizador intenta reflejar una situación que durante los últimos años se ha convertido en habitual en España con casos muy llamativos, y retrata las dramáticas circunstancias de muchas familias de este país. La película parte de un caso real que sucedió en 2012.

La familia protagonista de Techo y comida está interpretada por la ganadora de un Goya a Mejor Actriz Revelación Natalia de Molina (Vivir es fácil con los ojos cerrados) y el debut del pequeño Jaime López. En torno a ellos, aparecen Mariana Cordero (La vida empieza hoy), el ganador de un Premio Nacional de Teatro Gaspar Campuzano y Mercedes Hoyos (Yo soy la Juani), entre otros, que dan voz a muchas historias anónimas en esta película de alta carga social y de gran calado emocional.