Flow

Sinopsis

Walter Mann es un actor que está a punto de alcanzar el sueño de su vida: protagonizar su propia obra de teatro. Mientras acaricia y se prepara para ese momento, algo inesperado hará que todo lo que tiene salte en pedazos. Ante esto, Walter librará una batalla interna en la que sus recuerdos más oscuros le desestabilizarán emocionalmente, impidiendo que se reconcilie consigo mismo. En esa búsqueda de paz interior, este actor llevará a cabo un viaje introspectivo en busca de su espiritualidad.

David Martínez, director de segunda unidad en películas como El consejero o Noche y día, da el salto a la dirección con Flow, una cinta independiente sobre la eterna lucha entre luz y oscuridad dentro del ser humano. En esta película, ganadora de premios en festivales de Londres, Grecia e incluso El Vaticano, Martínez nos guía, a través de los ojos de su protagonista, por un viaje espiritual en el que se tratan temas como el perdón y la reconciliación con uno mismo, la familia y la relación del arte con la vida y la espiritualidad.

Como el atribulado actor Walter Mann, absoluto protagonista de Flow, encontramos a Juan Del Santo (El prado de las estrellas), que firma un papel que le ha concedido varios premios en festivales de cine independiente o cristiano. En los altos en el camino de su viaje introspectivo, Mann se encontrará con familiares y amigos, algunos de ellos con rostros tan reconocibles como los de Concha Velasco (Gran Hotel), Lluís Homar (Mi familia italiana) o Emilio Gutiérrez Caba (Anacleto: Agente secreto).