La cabeza alta

Sinopsis

El joven Malony ha vivido solo casi toda su vida. Desde que su madre lo abandonó con apenas 6 años, el chico ha estado entrando y saliendo del juzgado de menores. Su suerte cambiará cuando conozca al matrimonio formado por Florence, instructora de menores a punto de jubilarse, y Yann, un maestro que también tuvo una infancia difícil. Tras acogerlo para reformarlo, la pareja enviará al muchacho de 15 años a un estricto centro educativo, donde conocerá a una joven que le dará razones para cambiar.

La actriz y directora francesa Emmanuelle Bercot (El viaje de Bettie) se acerca a la dura realidad de los jóvenes desatendidos y a los sistemas de apoyo que las instituciones públicas ponen a su disposición en La cabeza alta, un potente drama cargado de rabia y ternura. A través de los ojos de su protagonista, la realizadora compone un relato, a modo de homenaje a la encomiable labor de los consejeros y jueces de menores, sobre la importancia de la educación como elemento que ayude a los jóvenes problemáticos a encauzar sus vidas. Para dar veracidad a la historia, la directora recurrió a su propio tío, un consejero juvenil, que además de compartir su experiencia, le mostró el día a día en juzgados de menores y centros de detención juvenil.

Precisamente una de las historias de su tío sirve para que Bercot se inspire libremente para la trama de La cabeza alta, una cinta en la que vuelve a trabajar con la nominada al Oscar Catherine Deneuve (En un patio de Paris) tras El viaje de Bettie, a la que convierte en la jueza del tribunal de menores. Le acompañan Benoit Magimel (Pequeñas mentiras sin importancia) como su marido y consejero juvenil, que tratará de reconducir el comportamiento del joven Malony, interpretado por el debutante Ron Paradot, que fue elegido tras una ardua labor de casting.