Hablar

Sinopsis

La calurosa noche de agosto en el barrio de Lavapiés da lugar a numerosas historias de sus habitantes y paseantes que, a lo largo y ancho de sus calles, hacen que la vida transcurra. Entre inquietudes y necesidades, la crisis económica, política o existencial que les embarga les mueve, entre discursos, susurros y gritos, a compartir sus pensamientos en charlas, broncas y abrazos. Entre todo este universo de la palabra, no faltan los que dedican el tiempo a sus tejemanejes y robos de poca monta.

Joaquín Oristrell, director y guionista curtido en la comedia tanto en el cine (Dieta mediterránea) como en la televisión (Felipe y Letizia) se embarca en esta cinta experimental, de apenas 80 minutos de duración, en la que nos embarcamos en un viaje entre lo cinematográfico y lo teatral. Siguiendo la estela de films de éxito como Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia), Hablar nos propone seguir a la cámara en un único plano secuencia a lo largo de 500 metros en los que se reflexiona sobre el inmenso poder de la palabra.

Los hermanos María (Tres bodas de más) y Juan Diego Botto (La ignorancia de la sangre), que ya colaboraron con Oristrell en otro de sus filmes más personales, Los abajo firmantes, forman parte de un reparto coral en el que encontramos algunos de los rostros más conocidos del panorama español. Entre ellos se encuentran Sergio Peris-Mencheta (El Capitán Trueno y el Santo Grial), Raúl Arévalo (La isla mínima) o Marta Etura (Sexo fácil, películas tristes), que dan vida a los transeúntes que componen este retrato robot de la España contemporánea que es Hablar.