Mi hijo y yo

Sinopsis

La dinastía Canavaro siempre ha estado ligada al rugby, deporte enraizado profundamente en los cimientos de esta familia del sur de Francia. Jo, el padre y leyenda del balón ovalado, quiere que su hijo, Tom, de trece años, siga sus pasos y respete la tradición familiar. Sin embargo, al adolescente le encantan las matemáticas, es muy torpe en el juego y para un Canavaro eso es inaceptable. Así que Jo se hace propietario de un equipo amateur para que el ciclo familiar, de algún modo, no termine.

Película debut del guionista francés Philippe Guillard (Camping, Disco) como realizador, en un conmovedor retrato de la amistad, la fe, la esperanza y la tradición en torno a un deporte tan noble, al igual que áspero y duro, como es el rugby..en cierto modo, un paralelismo acertado de lo que es la vida. "Mi hijo y yo" retrata los sueños incumplidos de un padre por ver a su hijo continuar con la dinastía familiar en los campos del rugby, del vacío existente en las leyendas del deporte (como fueron Jo y su padre) cuando se retiran de un estilo de vida propio que aman, que no volverán a disfrutar a causa de la edad y que quieren verse prolongados en los siguientes herederos de la estirpe. Drama emotivo que nos muestra a una serie de personajes sencillos, corrientes, con sus desilusiones y desencantos, con sus pequeños triunfos y alegrías en una historia humana, desprovista de alardes técnicos y de diálogos complejos para el espectador.

El dos veces ganador del Cesar (Premios de la Academia de Cine Francés) por "El hijo preferido" y por "Para todos los gustos", Gérard Lanvin, protagoniza este drama al encarnar a la leyenda del rugby, Jo Canavaro, disgustado porque su hijo no quiera seguir sus pasos en el deporte. Olivier Marchal (Asuntos pendientes, No sé lo digas a nadie), Vincent Moscato (Salir del armario, ¡Que te calles!) y la belleza tahitiana Karina Lombard, a la que hemos visto en producciones de Hollywood como "Leyendas de pasión" o "El último hombre", completan el reparto de "Mi hijo y yo".