La piel que habito

La piel que habito

Sinopsis

Atormentado por la pérdida de su mujer en un accidente de tráfico, el eminente cirujano plástico Robert Ledgard, lleva años estudiando un modelo de piel que pueda resistir al fuego y así prevenir futuras desgracias. Toda investigación científica precisa materiales y, a pesar de que la ciencia ha avanzado mucho, las cobayas siempre son imprescindibles. En el caso de Robert lo que necesita son seres humanos con los que poder experimentar, aunque esto vaya en contra de las leyes establecidas.

Para su nueva y esperada película, Pedro Almodóvar se ha basado en la novela "Tarántula", escrita por el francés Thierry Jonquet en 1995. El resultado es "La piel que habito", un drama psicológico que reflexiona sobre los límites de la ciencia y del ser humano, temática ésta que se aleja de la filmografía del cineasta manchego. Así, el director de "Los abrazos rotos", "Volver" o "Hable con ella" afronta el reto de adentrarse en un estilo muy diferente, con tintes de cine negro, suspense y hasta terror.

Uno de los mayores atractivos de la cinta es ver de nuevo a Antonio Banderas a las órdenes de Almodóvar. El malagueño, que se dio a conocer gracias a su tándem con el realizador en películas como "Átame" o "Mujeres al borde de un ataque de nervios" da vida a un cirujano sin escrúpulos que da rienda suelta a sus obsesiones. Su cobaya humana es Elena Anaya (Habitación en Roma), que ya fue chica Almodóvar en "Hable con ella". Junto a ellos, la actriz fetiche del director, Marisa Paredes, y otros debutantes en estas lides como Eduard Fernández o Blanca Suárez. "La piel que habito" fue presentada en el Festival de Cannes, logrando el Premio de la Juventud.