Balada triste de trompeta

Balada triste de trompeta

Sinopsis

En 1937, un payaso es reclutado forzosamente por los milicianos para perpetrar una matanza en el bando nacional. Una vez encarcelado, su hijo Javier intenta rescatarle, pero no puede evitar que muera asesinado. En 1973, aquel joven ya es un adulto y aún recuerda las palabras que su padre solía repetirle: "La felicidad la encontrarás en la venganza". Javier llega a un circo con la intención de trabajar como payaso triste. Allí, se batirá en duelo con otro payaso por el amor de una trapecista.

"Balada triste de trompeta", última película de Álex de la Iglesia, se convirtió en una de las triunfadoras de la pasada Mostra de Venecia, logrando los galardones a mejor dirección y mejor guión. El responsable de títulos como "El día de la bestia" o "Los crímenes de Oxford" firma un drama con dosis de humor negro que se sirve de la historia de dos payasos para repasar la Guerra Civil y los años previos a la Transición. El ambiente oscuro e inquietante, habitual en el cine del bilbaíno, es el escenario donde se desenvuelve la trama, a medio camino entre dos épocas.

Carlos Areces y Antonio de la Torre soportan el peso del filme con unos papeles muy complejos. El primero ya trabajó a las órdenes de Álex de la Iglesia en la televisiva "Plutón BRB Nero"; el segundo, ha demostrado ser uno de los actores más camaleónicos de nuestro cine gracias a "Mataharis", "Gordos" o "Lope". La chica de la peli es la también televisiva Carolina Bang (Plutón BRB Nero). "Balada triste de trompeta" cuenta con una amplia nómina de secundarios que incluye a Sancho Gracia, Fernando Guillén Cuervo, Raúl Arévalo, Santiago Segura, Terele Pávez, Fran Perea o Luis Varela.