Aita

Sinopsis

Un viejo caserón deshabitado, situado en un pueblo del País Vasco, es el escenario propicio de una serie de encuentros y desencuentros. Allí ve pasar los días el guarda encargado de cuidarlo, que algunas veces recibe la visita del cura del pueblo. Los espacios, los sonidos, las luces y las sombras de la casa revelan la historia de quiénes la habitaron, pero también guarda la memoria colectiva de las distintas formas de concebir la vida y la sociedad desde su construcción, allá por el siglo XI.

La cotidianidad de una antigua casa y los mitos vascos sobre la inmortalidad de las almas son los ejes sobre los que se articula "Aita", un filme experimental que quiere reflexionar sobre el paso del tiempo. Se trata del segundo largometraje del productor y director donostiarra José María de Orbe (La línea recta), quien retrata el día a día de su viejo caserón familiar con un tono dramático. Cada plano de la película ha sido diseñado con una vocación pictórica, de hecho, la apariencia recuerda mucho a las obras de Mark Rothko, el pintor favorito de José María de Orbe.

Luis Pescador y Mikel Goenaga son los dos únicos actores del reparto. No son profesionales y actuaron sin guión previo. El resto del protagonismo le corresponde a los sonidos, texturas y rincones ocultos de la casa, encargados de revelar una historia que es íntima y colectiva a la vez. "Aita" fue una de las películas seleccionadas para participar en el Festival de San Sebastián 2010, optando al Premio Kutxa-Nuevos Directores.

Últimas películas del director José María de Orbe