Buried (Enterrado)

Buried (Enterrado)

Sinopsis

Paul Conroy es un padre de familia que trabaja como contratista civil en Irak. De la noche a la mañana, se despierta en un viejo ataúd de madera. Le han enterrado vivo. No sabe quién es el responsable de su agónica situación y, mucho menos, cuál es la razón por la que está ahí. Lo único que tiene es un teléfono móvil para pedir ayuda, pero tanto la batería como la cobertura están bajo mínimos. En medio de esa pesadilla, Paul inicia su lucha contra el tiempo: sólo le quedan 90 minutos de oxígeno.

Mucho se ha hablado de "Buried (Enterrado)" antes de su estreno. Y es que la nueva película del cineasta español Rodrigo Cortés (Concursante) marca un antes y un después en el género del suspense. Con un guión de Chris Sparling, la película sigue a un hombre normal que un buen día se despierta enterrado vivo. Su lucha contra el tiempo y, sobre todo, contra la muerte, embauca a los espectadores con sensaciones que van de la claustrofobia a la calma, del terror a la esperanza, del sufrimiento al humor negro. Una experiencia agónica que fue rodada en varios ataúdes diseñados según las necesidades.

El único actor que aparece en pantalla es el canadiense Ryan Reynolds. Conocido por su faceta de galán romántico en "Definitivamente, quizás" o "La proposición", decidió aceptar el mayor reto de su carrera. Tan sólo fueron 17 días de rodaje (en Barcelona), pero la intensidad de las escenas y el hecho de estar interpretando un papel literalmente "enterrado" llevaron el trabajo de Reynolds a otra dimensión emotiva. "Buried (Enterrado)", la película española con mayor distribución internacional nunca estrenada, ha sido proyectada en Sundance, Toronto y San Sebastián.