El retrato de Dorian Gray

El retrato de Dorian Gray

Sinopsis

Nada más llegar a Londres, el joven y apuesto Dorian Gray inicia una alocada vida social. El muchacho conoce a un artista y le pide que le haga un retrato que capte la gran fuerza de su juventud. Sorprendentemente el cuadro, escondido en un ático, se va volviendo más y más horrible a medida que su dueño va satisfaciendo sus deseos prohibidos. Tras cometer un asesinato y huir, Dorian regresa a la ciudad como si el tiempo no hubiera pasado por él. Todos sospechan que tiene un pacto con el Diablo.

Es una de las historias más versionadas de Oscar Wilde y uno de los relatos más inquietantes sobre la obsesión del hombre por la eterna juventud. "El retrato de Dorian Gray" se moderniza en 2010 con una superproducción fantástica rodada en Londres y adornada con los mejores decorados y efectos visuales. Su director, Oliver Parker, adapta por tercera vez a Wilde después de rodar "Un marido ideal" y "La importancia de llamarse Ernesto". En esta ocasión el ambiente es mucho más oscuro, como le corresponde a la época victoriana, añadiendo dosis de terror y pasión, y alejándose un tanto del estilo y el argumento de la obra clásica.

Ben Barnes, el protagonista de "Las Crónicas de Narnia: El príncipe Caspian" interpreta al legendario Dorian Gray, un hombre obsesionado con la juventud y perseguido por una terrible maldición. Su mentor de la vida hedonista, primero, y enemigo, después, es el nominado al Oscar Colin Firth (Un hombre soltero), mientras que la hija de éste y objeto de deseo de Dorian tiene el rostro de Rebecca Hall (Vicky Cristina Barcelona). El reparto de secundarios incluye a Ben Chaplin (Alta sociedad), Rachel Hurd-Wood (Solomon Kane) y Caroline Goodall (Mi vida en ruinas).