Un profeta

Título V.O.:
Un prophète
Año de producción:
2009
Distribuidora:
Alta Films
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
26 de febrero de 2010
Director:
Jacques Audiard
Guión:
Jacques Audiard, Thomas Bidegain
Música:
Alexandre Desplat
Fotografía:
Stéphane Fontaine
Intérpretes:
Niels Arestrup (César Luciani), Antoine Basler (Pilicci), Tahar Rahim (Malik El Djebena), Adel Bencherif (Ryad), Hichem Yacoubi (Reyeb), Reda Kateb (Jordi), Jean-Philippe Ricci (Vettori), Pierre Leccia (Sampierro), Foued Nassah (Antaro)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Malik El Djebena todavía no ha cumplido los 20 años y ya ha sido condenado a una larga pena de cárcel. No sabe ni leer ni escribir, pero esos detalles realmente no importan cuando te has convertido en el hombre más frágil de la prisión. Solo y marginado por la dura banda de los corsos, el chico debe cumplir una serie de misiones para ganarse la confianza del cabecilla. Lo que nadie sabe es que Malik aprende rápido, y esa capacidad, unida a su valentía, le llevará a organizar sus propios planes.

Es la candidata francesa a los Oscar 2010 y la ganadora del Gran Premio del Jurado en Cannes 2009. "Un profeta" se presenta como una de las grandes sorpresas del cine europeo de esta temporada, pero también una de las historias más crudas. Dirigida y co-escrita por Jacques Audiard (De latir mi corazón se ha parado), este drama carcelario nos muestra la transformación de un joven en los ambientes mafiosos de la prisión y el aprendizaje que le lleva a alcanzar una posición fuera de ella. De esta manera los distintos espacios de la cárcel, construidos para la ocasión con una escenografía muy realista, se convierten en una metáfora de la sociedad.

El realizador quiso apostar por intérpretes con poca experiencia delante de las cámaras, pero quizá nunca pensó en la sorpresa que ha supuesto la actuación de Tahar Rahim, ganador del Premio del Cine Europeo al mejor actor. Junto a él, el veterano Niels Arestrup (La escafandra y la mariposa), Adel Bencherif, Reda Kateb o Hichem Yacoubi. "Un profeta" ha triunfado en los Cesar y ha logrado el BAFTA a la mejor película de habla no inglesa, además de participar en festivales de proyección internacional como San Sebastián, Toronto o Sevilla.

Crítica

El cine de Jacques Audiard ha ido oscureciendo a ojos vista película a película; la inquietante ambigüedad moral de los personajes que las pueblan ha ido dotando de profundidad progresivamente a su cine, que cuaja, película a película, en un umbral de excelencia superior; entre radiografías de almas que sucumben a la quebradiza apariencia de una humanidad defectuosa. Al director galo le faltaba un salto para instalarse en el cine mayúsculo. Y es precisamente "Un profeta" la película que escenifica esa promoción de nivel entre los nervios a flor de piel de una de las obras cumbre del cine criminal universal de los últimos tiempos.

Audiard comienza escarbando entre los límites turbios y el desasosiego de serie de las grandes películas carcelarias; desde la disección a corazón abierto de la degradación inmunda de un sistema que aplasta irremisiblemente cualquier atisbo de luz en el corazón de las bestias; pero poco a poco va subiendo el tono y abriéndose el foco; "Un profeta" deviene en ventana a una cárcel multiétnica contemporánea como una suerte de estado fallido virtual y en miniatura a la sombra del gran estado real, como epicentro de perversión inhumana, pozo de corrupción, chantajes, extorsiones y peleas territoriales a brazo partido con la connivencia infame de la autoridad competente. Audiard va ampliando la contundencia del demoledor discurso y su película va asumiendo los perfiles de un drama gangsteril-criminal operístico absolutamente grandioso, coppoliano y magistralmente sucio que describe el apasionante camino de perdición de un robagallinas de mala muerte que, bajo tutela institucional, entre las grietasdel sistema penitenciario internacional, deviene un monstruo, un emperador del crimen, un salvaje sin alma ni conciencia y, en definitiva, un espeluznante engendro del sistema.

Estamos, no hay duda, ante una de las grandes películas francesas de la década, un impresionante fresco universal acerca del demencial sistema de retroalimentación del gran crimen organizado, que se alimenta y regenera en las cloacas a expensas del estado; un retrato brutal y sin contemplaciones acerca de la trastienda de las falaces políticas integradoras de los estados primermundistas y, por encima de todo, un dramón criminal portentoso, sobre las aves carroñeras que guerrean por el control clandestino de los cuerpos moribundos pero aún aprovechables; todo desde la enorme pegada de una puesta en escena limpia, naturalista y a degüello apoyada en la composición en carne viva de dos actores en estado de gracia: Tahar Rahim y, sobre todo, un Niels Arestrup en una composición memorables de esas destinadas a durar en la retina para los restos.

Últimas películas del director Jacques Audiard
Últimas películas del género Drama