Un tipo serio

Sinopsis

En 1967, Larry es un profesor con una vida tranquila, pero todo se complica en el momento en el que su mujer le abandona por otro. A este problema se le suma la incapacidad de su hermano para encontrar trabajo, la indisciplina de su hijo y los sueños estéticos de su hija. Por si fuera poco, Larry recibe cartas amenazantes y sufre el soborno de un alumno. Cuando una vecina empieza a tomar el sol desnuda, este hombre sólo tiene una salida para recuperar el equilibrio: pedirle consejo a un rabino.

Los hermanos Coen, Joel y Ethan, siempre se han caracterizado por escribir y dirigir comedias negras con personajes complejos e historias laberínticas. Ocurrió con "No es país para viejos" y, más recientemente, con "Quemar después de leer". Pues bien, seleccionando elementos habituales de su cine y retomando el corte independiente de algunas de sus películas, los Coen presentan "Un tipo serio", las vivencias de un hombre normal que ve como su vida comienza a desmoronarse poco a poco. La época en la que transcurre la trama y la ambientación tienen mucho que ver con la niñez y adolescencia de los cineastas, así como los temas a tratar: la responsabilidad familiar, las cuestiones de fe o el judaísmo.

Michael Stuhlbarg afronta su primer gran papel cinematográfico en la piel del profesor judío Larry Gopnik, labor que le ha valido la nominación a los Globos de Oro. A su lado, Richard Kind (The visitor), Fred Melamed (Sospechoso) y la debutante Sari Lennick. El amplio reparto, tan habitual en el cine de los hermanos Coen, incluye otros jóvenes talentos como Aaron Wolff y Jessica McManus. "Un tipo serio" participó en el Festival de Roma y recibió el Premio Robert Altman en los Independent Spirit Awards.