Un lugar donde quedarse

Un lugar donde quedarse

Sinopsis

Cuando los treintañeros Burt y Verona se enteran de que los padres de él quieren cambiar de residencia, se ven obligados a buscar un lugar mejor para criar al bebé que viene en camino. Su intención es visitar a amigos y parientes en diferentes ciudades para ver quién les puede echar una mano y dónde prefieren vivir. Así, emprenden un largo viaje que les llevará a reflexionar sobre la paternidad, la pareja y las aspiraciones de ambos, mientras viven todo tipo de experiencias, no todas agradables.

Sam Mendes reconoce que rodó su última película, "Un lugar donde quedarse", en plena post-producción de "Revolutionary Road", y no es de extrañar si tenemos en cuenta las ganas que tenía el director de "American Beauty" de firmar una película con un guión original. La joven pareja de escritores Dave Eggers y Vendela Vida debutan en la gran pantalla con un guión independiente, fresco y divertido, que no esconde un trasfondo puramente emocional. Mendes lo ha convertido en una road-movie que, filmada en diferentes ciudades y estados, sigue las peripecias de una joven pareja de futuros padres en apuros. Como ocurre en este tipo de películas, la música y la fotografía cobran un protagonismo especial.

Los ideólogos de este curioso viaje son John Krasinski (Ella es el partido) y Maya Rudolph (El último show). Entre los amigos y parientes a los que van visitando en busca de canguros ocasionales, destacan Maggie Gyllenhaal (El caballero oscuro), Josh Hamilton (Diggers), Allison Janney (Hairspray), Paul Schneider (Lars y una chica de verdad) o Carmen Ejogo (Cuestión de honor). Además, Jeff Daniels (La sombra del poder) y Catherine O´Hara (Penélope) hacen una breve intervención como los padres del protagonista.