Imago Mortis

Sinopsis

Bruno es un joven español que estudia en la escuela internacional de cine Murnau. Trabaja de noche en el archivo para costearse el curso y mantiene buena amistad con sus compañeros, en especial con Arianna. Todos los alumnos temen el examen final del profesor Olinski, un amante del cine experimental, pero Bruno está obsesionado con unas extrañas visiones que le persiguen. Junto a sus amigos, deberá descubrir qué se esconde tras ellas y qué tienen que ver con una serie de sangrientos crímenes.

Se dice que fue en el siglo XVII cuando se descubrió la Tanatografía, es decir, la posibilidad de reproducir en un soporte sensible la última imagen fijada en la retina de un muerto. Lo macabro de estos experimentos arrastran una leyenda negra que llega a nuestros días, pero el cine no se ha ocupado mucho del tema. "Imago Mortis" recupera viejas creencias para construir una historia de terror prácticamente atemporal. Su director es el italiano Stefano Bessoni, un científico y dibujante que se confiesa apasionado de las fábulas góticas y las leyendas de fantasmas.

No es habitual que en Italia se ruede una película tan de género como "Imago Mortis", por eso, y después del éxito del terror español, se ha recurrido a actores de nuestra cantera. Es el caso de Alberto Amarilla (Fuga de cerebros, El camino de los ingleses) o Leticia Dolera, a la que veremos en la esperada secuela de "Rec". Junto a ellos, destacamos a Alex Angulo (La casa de mi padre), Geraldine Chaplin (El orfanato) y su hija fuera de la pantalla, la joven Oona Chaplin.