No mires para abajo

No mires para abajo

Sinopsis

A sus 19 años, Eloy trabaja en la marmolería de su familia, repartiendo lápidas y figuras para el cementerio. Con la muerte de su padre, va a tener que madurar deprisa y adentrarse en el complicado mundo de los adultos. Es entonces cuando conoce a Elvira, una joven argentina afincada en España que conoce todos los fundamentos de la filosofía Tao. Junto a ella, Eloy va a aprender ciertas prácticas sexuales que le llevarán a descubrir rincones desconocidos de la realidad y de su propia alma.

Eliseo Subiela, el cineasta argentino que filmó "Lifting de corazón", escribe y dirige ahora un drama que sigue la iniciación de un joven en el placer sexual. El realizador reconoce que en su juventud se vio muy influenciado por el libro "El tao del amor y del sexo" y quería actualizar esas enseñanzas para el público de hoy en día. A pesar de lo erótico de la mayoría de sus escenas, Subiela ha calificado "No mires para abajo" como "antiporno", apostando por mostrar las emociones e inocencia de sus dos personajes como si estuvieran en el Edén.

Lo más complicado del proyecto fue encontrar a la protagonista. El papel le fue ofrecido a dos actrices españolas de prestigio, pero ninguna de ellas aceptó al tener que estar desnuda la mayor parte del metraje. Finalmente apareció la italiana Antonella Costa (Diarios de motocicleta, El vestido) y, a su lado, Leandro Stivelman (La niña santa). También intervienen Hugo Arana y Marzenka Novak (como padres de Eloy), Mónica Galán (¿Quién dice que es fácil??) y el debutante Octavio Borro.